Etiquetas

, , , , , , , , ,

Sólo tenía 26 años cuando el director Danny Boyle le dio la oportunidad de encarnar el papel de Renton en la multimpremiada Trainspotting (1996), un duro drama que hablaba sobre la vida de unos escoceses drogodependientes que cometen todo tipo de atrocidades (entre paranoya y paranoya) por conseguir un gramo de cualquier sustancia ilícita.

¿Quién entonces la diría a McGregor que llegaría a ser hoy un actor tan reputado? A sus 41 años es uno de los actores más carismáticos de Hollywood pero que además también tiene tiempo para películas indies o alejadas de los focos estadounidenses. Es un actor polifacético que se ha atrevido con todo tipo de personajes de lo más variopinto. Ha participado en músicales (Mouline Rouge, 2001), thrillers (Tránsito, 2005), dramas (Beginners, 2011), comedias (Los hombres que miraban fijamente a las cabras, 2009), romances (Perfect Sense, 2011), ciencia ficción (Star Wars III, La amenaza de los Sith, 2005), aventuras (Big Fish, 2003)…y me quedaría sin lineas si tuviera que mencionarlas todas.

Y es que McGregor lo tenía claro y desde bien jovencito estudió arte dramático consiguiendo poco antes de licenciarse un papel en una popular serie de televisión (Lipstick on your Collar) que le dio la suficiente notoriedad para dar el salto a la gran pantalla junto a Robin Williams (Being Human, 1993) y que lo hizo atractivo a los ojos de Danny Boyle, con el que participó en Shalow Grave (1994)  antes de saltar al estrellato con la mencionada película de culto Transpotting (1996).

Ahora, en la 60º Edición del festival de San Sebastián han querido premiarlo por su prolífica carrera, pese a ser un actor tan joven (sólo 41 años). De momento, McGregor se encuentra promocionando su último film dirigido por Juan Antonio Bayona, Lo Imposible (2012) y que llegará a nuestros cines el 11 de Octubre.

Anuncios