Etiquetas

, , , , , ,

Promocionado como ‘la comedia inglesa del año’ llegaba a nuestro país hace unas semanas este film que aunque bien se podría tildar de cómico más bien se declina hacia la sátira política y el humor inglés poco dado a ser entendido (al menos entre la mayoría de los mortales).

Por supuesto sobra decir que el argumento ya es delirante per se; dado que el hecho de introducir la pesca del salmón en Yemen no es sólo poco factible sino que también patéticamente imposible. Sin embargo, un buen elenco de personajes que brillan con luz propia (sobra comentar la interpretación de los actores principales: Emily Blunt, Ewan McGregor, Kristin Scott Thomas y Ame Waked), son los encargados de conducirnos a través de la historia imposible de un salmón que lucha contra corriente.

El problema es que se queda en el intento; y se diluye en situaciones cómicas, a veces graciosas y a veces metidas con calzador (véase las conversaciones de chat entre la jefa de prensa y el primer ministro). Toca de soslayo un argumento que da la impresión de tener más fuerza en su versión escrita y algunas situaciones tienen tan poco fuerza que pasan desapercibidas y hacen perder el interés del hilo conductor.

En resumen, no es una mala película, pero se queda en el intento de querer parecer algo que no es. Con un guión optimista pero bastante mal aprovechado, dando situaciones tan inverosímiles como el ataque al jeque árabe (salvado por el Dr. Fred) o los planos detalles de los salmones (cósmicos) que aparecen.

Lo mejor: los actores.
Lo peor: lo superficialmente que está tratado todo, debido en parte a no querer caer en la típica situación lacrimógena.
La escena: la charla de Fred con su superior en la que es chantajeado para aceptar el proyecto
El momento: la explicación absurda que hace el Dr.Fred a Harriet sobre como poder llevar a cabo el proyecto (con dibujitos incluidos).
La frase: ‘Estoy genéticamente programado para volver a una vida aburrida y vulgar’

Anuncios