Etiquetas

, , , , ,

Principiantes… en el amor

Usando dispositivas y dibujos extravagantes, un narrador en primera persona, Oliver (Ewan Mcgregor) explica la historia de su vida: un ilustrador de 38 años que acumula una serie de desengaños amorosos y que se replantea su vida poco después de la muerte de su padre (Cristopher Plummer); quién le había confesado su homosexualidad un tiempo antes.

Parece una trama enrevesada, pero lo cierto es que está basada en la propia vida del director y guionista del film, Mike Mills. Y se explica de una manera tan humana, sencilla y honesta, que es imposible que esta película no te toque el corazoncito.

¿Por qué no ser uno mismo?

La desconfianza hacia los demás, el temor a ser rechazado, intentos previos fallidos… son algunos de los motivos por los que Oliver no quiere dejarse llevar por lo que siente y no se entrega a los demás. Tiene tanto miedo a ser dañado que prefiere apartarse de todos y anticipar de antemano un final infeliz.

Pero lo curioso, es que ahora, en el 2003, él lo tiene todo a su favor; puede decir libremente lo que piensa o lo que siente ya que su existencia no se ha visto marcada por acontecimientos externos, algo que sí le pasó a su padre. Sin embargo, Oliver es distante, frio y melancólico; mientras que su padre es feliz, optimista y está dispuesto a disfrutar plenamente su ‘yo’ verdadero en los últimos años de su vida.

Esta actitud de Hal, hace que Oliver se acerque a Anna (Mélanie Lauren) , una joven actriz francesa, tan distante como él mismo, con la que forma una excelente pareja.

Miedo a perderte

La película se desarrolla meses después de la muerte de Hal, pero se intercala con flashbacks del pasado que ayudan a entender la situación en la que se encuentra el protagonista.  Es sumamente ‘silenciosa’ por lo que se refiere a los diálogos entre los personajes, sin embargo, están tan bien caracterizados que es fácil llegar a conocerlos.

Mélanie Lauren y Ewan McGregor han conseguido convencerme con su gran química, que me han recordado a también parejas de películas similares como Jim Carrey y Kate Winslet en ‘¡Olvídate de mí!’ o la de Joseph Gordon-Levitt y Zooey Deschanel en ‘(500) días juntos’.

Cristopher Plummer está sensacional en su papel de hombre maduro gay, sin caer en situaciones pornodramáticas o lacrimógenas; y el simpático perro que acompaña al protagonista es irresistible.

En resumen: Beginners es una película optimista que habla sobre cada uno de nosotros, nuestras relaciones con los demás, el amor, el sexo, lo que ganamos, lo que perdemos y lo que todavía nos queda por descubrir.

Lo mejor: Cristopher Plummer y Ewan McGregor.
Lo peor: pocos días en nuestra cartelera.
El momento: Oliver explicándole a Arthur (su perro) la procedencia de su raza.
La escena: Oliver graffiteando ‘consciencia histórica’.
El plano: Anna y Olilver quitándose las pelucas frente al espejo.
El diálogo:  Hal: ‘Desde que eras pequeño siempre quisiste tener un león, verdad? Y esperas y esperas y el león no aparece. Pero entonces aparece una jirafa. Puedes quedarte sólo o puedes irte con la jirafa’
Oliver: ‘Esperaré al león’
Hal: ‘Por eso me preocupo’.

TRAILER DE LA PELICULA.

Anuncios