Etiquetas

, , , ,

Aprovechando que he visto esta película recientemente en la Sala Montjuic, me he decidido a hacer una crítica por si alguien aún no la conoce.

El film Where the Wild things are (aka Donde Viven los Monstruos) es una adaptación de la novela homónima creada por Maurice Sendak en 1963, y aunque es catalogada como novela infantil, cabe decir que la historia es aplicable 100% a la vida adulta; es más, problablemente a cualquier niño que la haya visto no le habrá gustado o no la habrá entendido. De hecho, en este factor (el de ser entendida o no) juega un gran papel el siempre surrealista director Spike Jonze (veáse Como seer John Malcovich o Adaptation, el ladrón de orquideas); puesto que tanto su manera de trasmitir el mensaje o lo peculiar de los personajes protagonistas de sus films crean algo de “confusión” en los espectadores.

Sin embargo, y en contra de lo negativo que pueda parecer lo dicho anteriormente, Donde viven los monstruos es una historia de ternura y de madurez, en donde un pequeño actor protagonista, Max (Max Records) nos lleva a un mundo fantástico con seres imaginarios para recordarnos que nada es lo que parece, que nada debe ser aceptado sin más y que no siempre se puede ganar.

Lo mejor: El pequeño actor Max Records.
Lo peor: el ‘paso’ de realidad a imaginación sin explicación alguna.
El momento: cuando los monstruos hacen piña y se quedan dormidos acurrucados como peluches.
La escena: el momento en el que Max convence a los monstruos de que es el rey.
La ‘sorpresa’: Cuando Carol arranca el brazo al pájaro o escuchamos el diálogo de las lechuzas.
La frase: ‘Eres el primer rey al que no nos comemos’.

Anuncios